04 septiembre 2014

Sáhara Occidental

Mujer saharaui, Salek Brahim

Sáhara siempre en el corazón, lila como sus mujeres de arena.

Duende de sangre roja y libre como las arenas de un desierto en corazón,
sueño de infancia y sonrisas que juegan a mirarse de frente,
destino de gentes que hablan diferente lengua pero un mismo idioma.

02 septiembre 2014

Burlando al sistema

Emmeline Pankhurst (1858-1928),
fundadora de la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU)

La historia siempre nos cuenta algo,
nos dice, por ejemplo,
que las feministas no se limitaban a pedir el voto.

La historia habla de mujeres,
heroínas irredentas invisibles innombrables,
creadoras de mitos,
luchadoras incansables por la paz,
justicieras,
hermanas todas ellas.

La historia inadvertida del género humano,
subvertida,
la que burla al sistema
y se esconde entre las grietas de la memoria.

Mi verdadera historia.

Olympe de Gouges
me convirtió en ciudadana.

Sojourner Truth me salvó
¿acaso no soy yo una mujer?
del odio a la otredad inconsciente.

Elisa Leonida Zamfirescu me permitió
dedicarme a la ingenieria,
si ésa hubiera sido mi elección.

Emma Goldman fue
y gracias a ella: soy.

Y seguiría traspasando fronteras:
Guatemala, Bolivia, India,
Sáhara Occidental, Palestina,
Mozambique,
no importa donde sople el viento,
allá en aquél lugar
habrá una mujer recordándonos
- recordándome -
que la historia siempre nos cuenta algo.

La historia es el fuego ancestral
de nuestras raíces,
es la vida misma y en vida se convierte,
burlando al sistema.

Nunca olvides
antes de tí
siempre fueron ellas.


31 agosto 2014

Voz

Siegfried Zademack, “Böcklins Toteninsel, versetzt” (1987)

Me extraño en el paralelo de la voz,
en el verso suave hilando cordura.

Me desgarro a versos, y algunas veces me sonrío
entre hambrientas tempestades de palabras.

Soy tan pequeña que vivo arrinconada
en la cuerda vocal de la poesía misma.
Desde allí mi deslizo y agiganto
atravieso muros traspaso colinas
me encadeno al viento.

Me extraño en la comisura de la voz,
en el verso escrito con sangre.

Me escondo en los versos, y algunas veces salgo
a pasear la cobardía que arrastran mis palabras.

Valiente destino el de mi poema triste
que vive enamorado y palpita conmigo.
Sólo alguna vez lo he visto soñando
condenando guerras visitando refugios
reventando al fuego.

Me extraño en el paralelo de mi voz,
palpitando tempestades escritas con sangre,
barriendo cobardías miedos delirios atrocidades.

Me extraño en la comisura de mi voz,
encadenada al viento...

30 agosto 2014

Mar




Mis pies de espuma y oleaje, despuntando resacas.
Soy mar y almizcle.

Ideas desordenadas por el sol.

26 agosto 2014

Julio Cortázar, ese hombre



Julio Cortázar, ese hombre,
de facciones duras y verso suave,
el mismo que me condenó a la locura
de las palabras y de los abismos.

Julio leyendo a Poe para mí junto a la cama,
mientras cebo el mate y le sonrío.
Flanelle nos observa,
acurrucada en el marco de la ventana,
jugando con el humo del Gauloises.

Sueños.
A veces lo imagino como un Horacio cualquiera,
bohemio y difuso,
pero siempre ha sido Lucía.
Esa mirada perdida,
con los recuerdos bailándole alrededor
y un silbato para llamar al tiempo que se escapa.

Julio Cortázar, el hombre musical
que te recorre la espalda con la voz.
Él fue antes que el jazz,
fue antes que Magritte,
antes incluso que dios, si es que existe,
o que Daniel Defoe.

Julio tal vez, tal vez finales de agosto,
siempre París y Buenos Aires,
alguna vez eclipse del río Miño,
pero nunca silencio.

Julio, ese hombre junto a la cama,
mientras cebo el mate y le sonrío,
amándole,
con violenta prescindencia del mañana.*

*Verso de "Una carta de amor" de Julio Cortázar.

23 agosto 2014

Sofía (extracto)

Sofía guardaba en su diario las imágenes de cada uno de sus latidos, para no volver a perderse. Había tardado mucho tiempo en encontrar aquello que algunas personas llaman el camino. El suyo no estaba marcado, se parecía más a un Picasso, pinceladas de colores sosteniendo en vilo la silueta de su vida.

Cerró la libreta y se metió en la cama. De su mente volaron los recuerdos, para posarse junto a la ventana. Luna se escondía en algún laberinto de hormigón. Esa noche volvió a soñar con los ojos negros, y el olor a tabaco encendido con cerillas, y una canción de Silvio... y se vistió de estrellas.

Al despertar, en su cabeza sonaban las notas de algún amor, los versos de algún poema leído a oscuras, entre las sábanas. En aquel momento, la sensación de estar de paso se hizo más nítida. Y lloró. Esa mañana se prometió subirse a su nube y salir volando, sin esperar a que las piezas del puzzle encajaran, dejándose llevar. Y su sonrisa alumbró más que los rayos que empezaban a cegar a los noctámbulos.

22 agosto 2014

Soy poesía y estoy hecha jirones

Asaltada e invadida por las dudas,
me corroe el invierno con su escasez de abrazos.

Neruda (y otras) meriendan mis noches,
hipnotizada, entre tanto, quedo en el recuerdo
de algunas despedidas...

Me gustas.

Suena esperpéntico y cobarde
escribirlo, así, en un papel en blanco;
suena a tristeza
a tiza
a cristal roto.

Suena a lentitud.

No tengo ninguna prisa
por confesarte mi alma
mientras pueda desnudarla en tu presencia.
No tengo ninguna prisa.

Me gustas,
             me basta.




09 julio 2014

Palestina, sangre mártir


Palestina sangra de nuevo ante la impasible mirada de occidente,
y su sangre sabe a cosechas perdidas y avaricia.

Palestina tiene el corazón de una guerrillera herida,
luchadora incansable de las causas perdidas.

Palestina, no llores si no tienes tiempo de plañir por tus hijas,
víctimas innecesarias de esta cruenta batida.

Y Palestina sonríe, siempre sonríe,
aunque la muerte sea el Adhan de cada día,
aunque desde el minarete la vida se vea
con los colores tristes del fuego y de la pólvora.

Palestina, Palestina,
te regalo mi llanto para que sea la cura de tus ilusiones,
te regalo mi piel que cubra las llagas de la tierra inherte,
te regalo mi voz para que grites y nos hagas partícipes del crimen,
te regalo mis pupilas para que no seamos capaces de apartar la vista.

Palestina, nuestros oídos sordos ya no soportan más el dolor
de verte tendida en la acera de tus asesinos,
no te mereces más este silencio abocado al vacio...

...quien ahora no sienta por tí ¡que calle para siempre!

06 junio 2014

Agotamiento (Intento 1)


AGOTAMIENTO

Mi alma no tiene quien la cuide
y se muere en mis manos. 

Todo pasa a tanta velocidad
que me siento incapaz de procesar
ni el primer parpadeo de la mañana.

Estoy agotada, tergiversada de mí misma,
somnolienta e insomne a un mismo tiempo.

Tan cansanda que ni mis versos me siguen...
...enquistados como están en retaguardia.

{...continuará}

09 febrero 2014

Conozco...



Conozco de memoria cada rincón de tu cuerpo, sin haberlo tocado. Me sé cada una de las líneas de tu espalda, el hipnótico movimiento de tus caderas, la curva perfecta de tus nalgas. Conozco cada uno de los escalofríos que despierta en mí el roce de tu aliento en mi cuello, tus manos rozando delicadamente mi cintura. 

Conozco de memoria cada rincón de tu cuerpo, sin haberlo tocado, porque yo fui quien te inventó para ahuyentar la soledad de mis sueños. Apareciste antes de ser. Fuiste antes de aparecer. Y me tienes presa en la comisura de tus labios. Eres el látigo que me mantiene despierta en el insomne pasear del placer que practico cada noche, siempre llegas puntual a nuestra cita.

Conozco de memoria cada rincón de tu cuerpo, sin haberlo tocado. Quiero que me condenes a tu presencia de pluma. Átame a tu mirada y a la cama. Latígame con suavidad y perversión. Castígame, castígame para que me abandone en el reflejo de tus pupilas castañas. Déjame morderte y acariciarte cada parte de tu piel, hacer un mapa de constelaciones con cada uno de tus lunares.

Conozco de memoria cada rincón de tu cuerpo, sin haberlo tocado...

23 enero 2014

Dudas


Y es que en aquel mismo momento te hubiera cogido por la cintura, despacio pero con firmeza, y allí me hubiera quedado a vivir, con mi cabeza apoyada dulcemente en tu espalda, justo en el lugar donde acaban tus caderas.

Dudas. Miedo. Ansiedad.
Tres palabras que se repiten como un mantra,
acolchando mi vida, dejándome desnuda.

Dudas por no entender mi cuerpo,
esquema patriarcal de las mentiras
sobre ideales de belleza y arquetipos.

Miedo a perderme en esta soledad tan mía
que tanto me asusta y me fustiga,
pero en cuyo abrazo me enloquezco.

Ansiedad de ser quien soy con tanta duda
de vivir como vivo en tantos miedos,
ansiedad que se esconde en mis pupilas.

Dudas. Miedo. Ansiedad.
Tres palabras que me atan a los sueños
de conseguir la libertad a cualquier precio...

...justo en el lugar donde acaban tus caderas.

22 enero 2014

Autoinculpación


No sé cuándo voy a dejar de quererte
con esta extraña entereza mía.
Necesito soltarte, 
necesito sacudirme de tí.

Me invaden la impaciencia y el miedo,
como quien invade Irak a media tarde.
Me invaden las lágrimas que no puedo llorarte.
La impaciencia reclama la amnistía
de cada una de tus miradas,
el miedo se esconde cerca de mis pupilas.

 Me declaro en guerra contra mis sentimientos
que, rebeldes, han construido una trinchera
donde pasar las noches insomnes.

A corazón abierto intento ser como el aire
y pasar de puntillas por cada latido
para que no te toque mi sangre efervescente.

Me autoinculpo:
no sé cuándo voy a dejar de quererte.

12 enero 2014

El poema lo conforman dos cuerpos desnudos




Me encanta pasear por tu mirada
mientras las palabras desnudas del poeta
bailan en tu boca.

Las recoges con la caricia suave
de quien hace el amor por última vez
antes de la despedida.

Primero las observas con paciencia
descubriendo todos los lugares visibles de su cuerpo.
Después, el tacto de tu pupila se adentra
en lo que era invisible a primera vista,
un recorrido intenso a través del alma,
quiero decir, de la mirada de cada palabra.

Y con el cariño del amante
las pronuncias,
reconocidas ya,
envolviendo cuerpo y alma con los besos de tus labios,
dejando que te toquen
con sus manos de pluma, queriéndote.

Forman parte de ya de ti, y os recreáis en cada rincón común
donde os amáis con una sed despierta,
y buscas la fuente donde el agua brota
y bebes.
Y las palabras contigo beben y se crecen.

Te apartas despacito,
para volver a cubrirlas con tu mirada
y retener en ella los lugares
donde tus labios aún parecen posarse.

Es entonces cuando entras en ellas
con un toque de impaciencia infantil,
y la curiosidad de tu lengua
explora los límites del verso,
en un infinito balanceo
que no agota los besos, ni las miradas, ni el tacto de los cuerpos desnudos.

Y el silencio final se queda para siempre en la memoria,
esa suavidad con la que le haces el amor a las palabras,
como el amante que sabe que será
la última vez antes de una despedida,
y quiere soñar en la ausencia
el cuerpo desnudo de su compañera.

02 enero 2014

Ciclón


Soltar el aire de podredumbre que me corroe de manera insana, buscar dentro de mí el espacio que ha dejado el vacío y hacerlo mío, disfrutarlo, sentirlo, llenarlo de buenas energías y sonrisas. El anterior fue un año difícil, un año lleno de emociones que aún no he conseguido descifrar del todo. Éste será un año para cosechar lo aprendido, aprehender de las situaciones y de las personas lindas que me han acompañado y de las que aún me acompañan; dejar atrás aquello que me hace daño.

Empieza un nuevo ciclo. Y prometo que será arrollador, porque tendrá como objetivo convertirme en un sujeto de cambio junto a quienes quieran acompañarme. ¡Bienvenidos/as a este mi corazón! ¡Abróchense los cinturones que empieza el despegue!