25 noviembre 2016

Búsqueda incompleta

Paisaje de almendros en País Valencià

La soledad me devuelve a aquellas noches de insomnio,
lugares comunes del océano que llevo atado a la piel.
Voy reinventándome desde el minuto cero,
en estos atardeceres de luces ardientes y otoñales,
este Mediterráneo que huele a manos de arcilla
y versos desdibujados en la mirada de algún duende.

Siempre vuelvo a esta ciudad en la que nunca estás.
Te busco en cada una de sus piedras, en el sonido
de la sonrisa perdida de todas las personas que encuentro,
en la brisa del mar que rocía de belleza los amaneceres.
Este país al que nunca quise amar y ahora me desvela
con cada uno de sus rincones de música y madera.

Es el humo incierto de las caricias en invierno
que no terminan en las arrugas de los labios,
este mar en calma en el que me ahogo cada día
para resucitar llena de escalofríos y emociones.
Es el Mediterráneo, es este país de sueños y alegrías,
son los caracoles que quieren vivir entre las yemas de mis dedos.

05 septiembre 2016

Som llavors i somnis

Earth “Four Elements Suite”, de Josslyn Meyeres

La bogeria ponentà que humiteja la il·lusió,
els cristalls de les meues ulleres entelats en llàgrimes
i un mar de foc destruint les hores i la vida.

La tristesa cristal·litza en impotència, com un rellotge
que va marcant amb el segundero la ràbia,
creixent cap a un infinit esquinçador.

El capitalisme abrasa més que aquesta sequera
amb el seu infern de diners que assassina i devasta,
encongint els nostres cors, que ja quasi són cendra.

Però no entenen, no saben, no comprenen,
que som llavors i somnis embullats en les arrels
d'una utopia de collita, esperança i amor.

Alegria i paciència són les nostres armes poderoses,
resistim al cansament i a les bales, a la ignorància,
tornarem a brollar des del mateix centre de l'univers.

Perquè les nostres mans estan dissenyades per a aquesta terra
i tenen el tacte de les fulles fresques en la primavera...

09 agosto 2016

Atlántica

Crann bethadh (Árbol de la vida), símbolo celta.

Soy como el tirabuzón que adorna mi nuca
cuando tengo el pelo bien alborotado.

Me entretengo
en cada sonrisa
de brujas
de duendes
de seres singulares
con o sin sombrero
pero
siempre
esa mirada.

Me roban el corazón y me quedo sin abrigo.

Cada noche me hago el amor
de mil y una formas, puedo:
mirarme al espejo
escribirme versos
leerme cuentos
tocarme dulce o locamente
reírme a carcajadas
o a horcajadas
llorar.

Y al despertar sigo soñando que me quiero.

Quizá algo distraída,
confusa algunas veces,
soy ésta que ves
nadie más que yo misma.
Y, al mismo tiempo,
árbol solitario
de raíces profundas
fruto de otoño
intenso y sagrado.

08 agosto 2016

Rincones


Me gusta mi ciudad, esta cuidad,
no para vivir en ella,
sino para disfrutarte en sus rincones;
descubrirla a través de tu mirada
y sorprenderme en tus labios.

Me gusta esta ciudad en la que no has estado,
porque en cada una de sus calles
te imagino sonriéndome y besándome;
la cruzo de puntillas, bailando,
queriéndote así de despacito.

Me gusta esta ciudad porque no estás en ella
y puedo fingir que la cruzas conmigo,
enseñándome lugares comunes
en los que ya ni me fijo.
Tu ausencia en esta eterna soledad mía.

Me gusta esta ciudad y me gustas tú:
tu hermosa sonrisa reflejada en esos ojos
en los que perderse en tan fácil,
tus manos inquietas y firmes, de caricias
perennes, de música y de tierra.

Me gusta esta ciudad y tengo miedo
de que la luna no sepa iluminarme,
de no saber contarte este cuento
en el que estás siempre presente...
...mi rincón soñado.

B.S: https://www.youtube.com/watch?v=CtZ-hScEp6U

29 julio 2016

Instantes de cesura

Fotografía: Celina Cunha

La sencillez de una mirada clavada en el alma, un pequeño y tranquilo refugio entre tanta tormenta. 

Ese instante, breve y duro instante, en el que un escalofrío te acaricia la espalda y la sonrisa se te acurruca cerca del corazón. Es sólo un momento, pero tan eterno que la vida se ríe a carcajadas. Un enamoramiento colectivo, una revolución. 

Es exactamente ese parpadeo en el que las emociones se convierten en sentimientos.

Dejarse querer resulta tan fácil en tan extrañas circunstancias que, de repente, cambiar el mundo ya no parece un lugar tan lejano. 

15 julio 2016

Mediterráneo

Perséfone / Koré

Alguien podrá decir que fue el Mediterráneo,
ese rincón escaso de penumbras,
luz de ocres y rojos con textura de arcilla.

Paisaje alejado de los atardeceres,
repleto de soles que refrescan el calor del otoño,
verano eterno que se eleva en la piel
encogiéndose en los hombros de las campesinas.

De lluvia a lluvia mi corazón se agita
y apareces como el ábrego aire de las castañas
en esta tierra donde el viento hace sonar las dolçainas.

Quien antes fuera un ser horadado por la desconfianza
hoy sale a la superficie para romper el silencio,
así me descubro Nauia en un mar sin olas,
desnuda, como una especie invasora.

Tal vez fuera el Mediterráneo, cuna de grandes civilizaciones,
quien me devolvió la sonrisa de Koré en primavera
para poder silbar pequeñas melodías de amor futuro.

Perséfone y Nauia, dos caras de esta mujer de arena,
que se muestra ante ti con las manos vacías
para sembrar una nueva armonía de sueños antiguos;
sueños del Mediterráneo, porque siempre fue el Mediterráneo...

06 julio 2016

El genocidio de las flores


Ahora que el Cantábrico se enreda en tu boca y la noche es el espejo de tu ausencia, Deméter te busca entre los acantilados. Te deshiciste en mis manos como una amapola, en aquella sala en la que habita la tristeza.

Desde hace una semana, la constancia del despertador es mi manía persecutoria. Escucho tu voz en este silencio que me ahoga, mientras intento que la rutina machaque las pesadillas y el insomnio. No sé si tengo fuerzas para inventarme una vida sin ti. No sé si existen flores suficientes en el mundo para honrarte. Ya no tengo casi lágrimas y las que me quedan las guardo por si apareces entre las sombras para rescatarme. 

Incluso para la muerte elegiste el momento más inoportuno. Soy incapaz de pensarte en pasado, incapaz de pensarte sin que me atraviese la rabia. Te prometí sonreír y lo hago de puntillas, con el corazón en el puño izquierdo, para no ser yo quien se enrede en tu boca.

26 junio 2016

Perspectivas

Victoria Francés

Amor es forjar nuevas perspectivas:
el olor a mandarinas en mis dedos al caer el invierno,
o el dulce sabor de las cerezas cuando se acerca el verano.

Una sonrisa que me desnuda de golpe,
despojándome de primavera y anidando en mis otoños.
Esa mirada curiosa
avivada por el descarado desparpajo de los pájaros que cantan mi mañana.

Tiemblo, río, sacudo emociones,
observo cualquier cosa que no sea tu rostro
para no volver a sentir que estoy fuera del mundo.

No llegar a ti, no rozarte siquiera,
ni a pensarte me atrevo,
apago mis pulsiones, me ralentizo y me agoto.

Pero yo quiero amar desde el placer de saberme entera y disfrutar
del olor a mandarinas en mis dedos al caer el invierno,
o del dulce sabor de las cerezas cuando se acerca el verano.

04 febrero 2016

Quizá

Blue nude, Matisse.


Es estúpido pensar que quizá,
que tal vez;
y, sin embargo, puede.

Reducir el estar a este vendaval de ánimas
que no me dejan dormir ni con la luz prendida.

Reducirme al tú, y seguir siendo yo,
en este sinfín de porqués y de cuándos.

Reducir a miel miradas y susurros
de tintas sin papel, ni medias lunas.

Mándame un tal vez,
un quizá,
y puede que te recuerde para siempre.