26 abril 2017

Los pájaros


*Para mi eterna Dul.

No sé si llorar (de belleza) o reír (de amor),
en cada una de las palabras se esconde el mundo
y yo me lo imagino lleno de emociones.

Nunca me he enamorado de una mujer
porque nadie puede parecerse a ti,
porque tu magia es indescifrable e imperfecta
y en tus abrazos se desbordan la música y el tiempo.

Hemos crecido y volado juntas, en la distancia,
como dos hermanas que nacieron tarde.
Si me miro al espejo veo tu rostro sonriéndome,
enviándome luz de infinitos colores.

Me gusta que ya no te calles,
que entiendas el amor como un universo
de flores en una primavera eterna,
aunque algunas veces el invierno te alcance.

Porque para mí el amor sigue siendo esa utopía
a la que mis miedos no logran llegar.
No tengo fuerzas para sentirme vulnerable;
aunque si cierro los ojos...
... mis manos se llenan de tierra y de madera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario